Bueno, pues su nombre lo dice todo, es un auténtico bombonazo, cariñosa, juguetona y muy simpática. Es aún muy peque, andará por los 5 meses. A Bombón la recogieron en un pueblo, primero pensando en hacer CES, pero una vez que se ha visto como es de buena y cariñosa, la única opción ha sido sacarla de la calle para buscarle un hogar.
Bombón no merece vivir más allá de los límites de unos brazos, de unos besos y de miles de caricias, porque ella es una fuente inagotable de amor sin límites.