Tokio era una bebé de apenas 1 mes que sacamos del CPA con un fractura de fémur. En un principio parecía que iba a necesitar una operación, lo cual siempre implica un riesgo, pero poco a poco su fractura ha ido soldando hasta estar completamente recuperada y casi ese fémur mide igual que el otro.

Ahora Tokio se ha convertido en un jovencito guapísimo, tiene un pelaje muy brillante, y sería el momento ideal para ser adoptado e irse a una casita para poder crecer feliz. Dadle esa oportunidad.

Escríbenos, quien tenga a Tokio en su vida jamás se arrepentirá.